Post Image

En los espacios de trabajo suele ser muy fácil perderse cuando se trata de enlazar productividad con personas. Con el afán de alcanzar un mayor aprovechamiento del área, puede llegar a sacrificarse el grado de confort que tendrá el usuario, pero este es justificado inmediatamente con la idea de que a eso van las personas, a trabajar no a relajarse. La relación de los aspectos comodidad y productividad no es tan evidente a simple vista, e incluso existe la duda si no surge un limite donde se sobrepasa el grado de confort y se vuelve improductivo.

Vale la pena recordar primero que estamos diseñando para personas y su entorno laboral donde pasarán al menos una tercera parte de su día y según estadísticas de la OCDE los Mexicanos destinan 2,255 horas al año a su trabajo, lo que equivale a un promedio de 43 horas a la semana. Y haciendo una simple operación, en una vida laboral promedio de 40 años resulta que la persona trabaja 90,220 horas en su vida (10.32 años de manera continua), entonces lo mínimo que podemos hacer como empresarios y diseñadores, es pensar en un lugar de trabajo confortable y bien diseñado.

Y pensando justamente en los errores mas comunes y sus consecuencias, podemos definir algunos detonantes que traen como consecuencia espacios inadecuados para un buen ambiente laboral.

Distribución

Algo indispensable en los espacios es la función, y en los lugares de trabajo esta variable se expande a las formas de comunicación y trabajo que tiene cada empresa dentro de sus organigramas. Por ello las relaciones entre espacios, departamentos, tiempos de traslado, etc. Se vuelven críticos para la productividad del día a día.

Temperatura

Siempre habrá personas que les agrade mas el frío que el calor y viceversa, sin embargo en la oficina un espacio excesivamente frío suele traer problemas de concentración por tener esta distracción tan grande. Al contrario, cuando el ambiente es demasiado caliente, las personas tienden a cansarse más fácilmente o sufrir de agotamiento. Por ello debe cuidarse este aspecto que parece muy simple y banal, pero es tan frecuente escuchar las quejas de la temperatura extrema en las oficinas.

La luz natural

La luz natural era la señal ancestral que marcaba nuestro periodo de actividad. Activa por tanto nuestro cerebro y nos mantiene atentos. Dentro de las necesidades, esta seria de las mas básicas que apelan incluso al instinto. En el ámbito laboral los trabajadores cuyos puestos están más cerca de ventanas reportan mayor bienestar y mejor descanso nocturno, durmiendo 46 minutos más. No solo eso, también realizan más actividad física: la luz promueve el movimiento. Para muestra de los beneficios de la luz natural, quién mejor que el sector de la salud para demostrarlo: los pacientes en habitaciones con ventanas sufren menos mortalidad y se recuperan antes de su enfermedad. Tras someterse a una cirugía, los pacientes en habitaciones soleadas reportan menos dolor y requieren menos analgésicos (ver estudios en la bibliografía que respaldan estos datos).

Mobiliario

Si una se tiene que estar preocupando por la incomodidad de su silla, creo que es evidente que no tendrá el mismo rendimiento, concentración, resultados y demás que alguien con el mobiliario adecuado. De igual manera se debe pensar en mobiliario para los espacios de recreo o distracción. Ya que no carecen de importancia, al contrario, juegan un papel trascendental en el confort laboral, el contar con un área de distracción para liberar el estrés y fomentar las relaciones personales dentro de la empresa.

Estos factores una vez leídos, seguramente parecerán obvios, sin embargo, en la práctica no lo son tanto, es como dice el dicho, el sentido común es el menos común de los sentidos. Cuales son las consecuencias de no tomar en cuenta estos factores básicos:

  • Baja productividad
  • Bajo sentido de pertenencia (ponerse la camiseta)
  • Se incrementan los costos operativos

Solo con estos tres aspectos, son suficientes para que una empresa pueda irse en picada directo a la quiebra, por no pensar en sus empleados. El sueldo no lo es todo en el trabajo y en un mayor grado las nuevas generaciones están dando mas peso a estos factores de clima organizacional que a la cantidad de dinero que representa estar ahí. El famoso engagement requiere de una visión integral donde el salario es solo un aspecto, que se ve complementado con el posible crecimiento dentro de la organización, entorno laboral, espacios que propician el desarrollo tanto personal como productivo, entre otros.

hoy las empresas se han dado cuenta de que el clima laboral tiene un valor en el mercado, un valor económico. Si queremos atraer a los mejores talentos del mercado debemos tener una buena cultura y un buen clima laboral, lo que también nos servirá para retenerlos.

(Vandewalle et al., 2006) (Walch et al., 2005) (Aboobaker, 2016) (N.A., 2016) (Redaccion, 2018)

Bilbiografía

Boubekri, M., Cheung, I. N., Reid, K. J., Wang, C. H., & Zee, P. C. (2014). Impact of windows and daylight exposure on overall health and sleep quality of office workers: a case-control pilot study. Journal of clinical sleep medicine: JCSM: official publication of the American Academy of Sleep Medicine, 10(6), 603–611. doi:10.5664/jcsm.3780

Beauchemin, K. M., & Hays, P. (1998). Dying in the dark: sunshine, gender and outcomes in myocardial infarction. Journal of the Royal Society of Medicine, 91(7), 352–354. doi:10.1177/014107689809100703

Aboobaker, A. (2016). HUMAN SPACES REPORT: Biophilic Design in the Workplace. ResearchGate, (December 2015).

N.A. (2016). 3 riesgos de un mal diseño de oficinas que debes evitar. Retrieved July 4, 2019, from https://www.lambdatres.com/2016/09/3-riesgos-mal-diseno-oficinas/

Redaccion. (2018). Mexicanos destinan 2,255 horas al año a su trabajo. Retrieved July 4, 2019, from https://www.eleconomista.com.mx/economia/Mexicanos-destinan-2255-horas-al-ano-a-su-trabajo–20180209-0032.html

Vandewalle, G., Balteau, E., Phillips, C., Degueldre, C., Moreau, V., Sterpenich, V., … Maquet, P. (2006). Daytime Light Exposure Dynamically Enhances Brain Responses. Current Biology, 16(16), 1616–1621. https://doi.org/10.1016/j.cub.2006.06.031

Walch, J. M., Rabin, B. S., Day, R., Williams, J. N., Choi, K., & Kang, J. D. (2005). The effect of sunlight on postoperative analgesic medication use: a prospective study of patients undergoing spinal surgery. Psychosomatic Medicine, 67(1), 156–163. https://doi.org/10.1097/01.psy.0000149258.42508.70

Siguiente
El bienestar y los espacios de trabajo